Gobierno y canales privados chocan por la televisión digital. Regulación.

EL OBSERVADOR | ACTUALIDAD | 25/10/2011  | Pág. 3
Discrepan en establecer o no plazos a las concesiones y cobrar por el uso del espectro
La regulación de la televisión digital generó el segundo choque fuerte entre el actual gobierno y los canales privados. Tras la idea -por ahora en suspenso- del presidente José Mujica de asignar pauta publicitaria estatal en función de la crónica roja que emitan los medios, ahora se abre una polémica por las nuevas normas para los operadores.

Luego de elaborar un proyecto de decreto con las ideas que tiene en mente para el cambio hacia la televisión digital, el Poder Ejecutivo abrió un proceso de discusión con los interesados y recibió críticas por parte de la Asociación de Broadcasters Uruguayos (Andebu), una organización que representa a las radios y a los canales privados.

El gobierno tomó nota de los cuestionamientos pero mantiene su posición en algunos de los puntos que generaron polémica y tomará una decisión final en "las próximas semanas".

A través de un documento que enviaron al Ministerio de Industria, los canales privados se pronunciaron en contra de la fijación de un plazo de 15 años para las adjudicaciones a los operadores y argumentaron que esa medida sería una limitación a la libertad de prensa. "Podría constituirse en un peligrosísimo mecanismo de control", dice el documento de Andebu.

Sin embargo, ese propósito fue defendido con firmeza ayer por el gobierno, a través del subsecretario de Industria, Edgardo Ortuño. "El cambio tecnológico además supone asumir el desafío de avanzar también en un esquema regulatorio que dé seguridad a los operadores, superando el viejo e inestable sistema de permisos ´precarios y revocables´ de la actualidad para autorizaciones estables que permitan el desarrollo del sector y las inversiones a futuro que hay que hacer", dijo el jerarca a El Observador. Ese es uno de los puntos de discrepancias entre el Poder Ejecutivo y los canales, pero no es el único.

Ambos impulsan un apoyo para la industria nacional pero no hay acuerdo respecto a cuál debe ser el origen de esos fondos. El texto original del gobierno, que está en proceso de discusión, dice que entre el 0,5% y el 1% de la recaudación de los canales será utilizado para fomentar la industria nacional. Andebu no solo rechaza esa medida sino que reclama que haya una serie de estímulos tributarios para esa tarea.

"Esos estímulos no deben recurrir al establecimiento de impuestos o cánones o la obligación de hacer aportes por los operadores actuales sino que se manejen dentro de una política de incentivos como las que se aplican a otros sectores de la actividad. Podrían ser estímulos impositivos", dijo a El Observador el presidente de la gremial, Rafael Inchausti.

En tanto, Ortuño sostuvo que la televisión digital y su convergencia con internet y la telefonía móvil supone un "gran potencial" para el crecimiento del país pero que también está "el desafío" de llenar esas posibilidad con contenidos. "A eso apunta también, la creación de fondos que incentiven la producción nacional", afirmó el jerarca. Informó que actores como la Universidad de la República y la Coalición por una Comunicación Democrática respaldaron el cobro de un canon por el uso del espectro.

Publicidad

La nueva tecnología permite la multiplicación de las señales y los canales privados salieron a advertir que la publicidad está cayendo y está en riesgo la financiación de los operadores. Ante este panorama, reclaman al Poder Ejecutivo que piense "muy bien" antes de tomar la decisión de otorgar un nuevo canal.

"La inversión publicitaria en televisión ha disminuido sustancialmente en los últimos años. Sumar a esa situación la presencia numerosa de nuevas propuestas de comunicación podría hacer que se hiciera más dificultosa la única base de financiación", dijo el titular de Andebu. Para dejar sentada su posición, recurrió a una comparación y sostuvo que sumar más taxis a la calle no es garantía de un mejor servicio. "Si bien el usuario puede tener más oferta, a lo mejor podríamos tener más vehículos pero en peores condiciones", sostuvo. El subsecretario de Industria dijo que "no hay que confundir" la reserva de canales (como lo establece el proyecto de decreto) con adjudicaciones y anunció que habrá un análisis exhaustivo al respecto. "Eso se hará tomando en cuenta los objetivos de política de comunicación, las realidades del mercado y fundamentalmente el beneficio para los ciudadanos", dijo el jerarca.

Mejorar la TV

A juicio del gobierno, la llegada de la televisión digital hay que verla como "una oportunidad y no como un desafío". "La televisión digital significa una oportunidad para la producción nacional de contenidos, para el software y el desarrollo de nuevos servicios interactivos y mayor diversidad para los ciudadanos, sin que eso afecte la viabilidad de las empresas existentes que han hecho un aporte que reconocemos y continuarán haciéndolo pero en una nueva realidad marcada por el cambio tecnológico", dijo Ortuño.

Además, opinó que Uruguay debe lograr una política de Estado acerca de este asunto para lograr llegar con televisión de calidad "a todo y en todo el país". Ortuño valoró el resultado del debate y dijo que recibieron planteos de varios tipos. "Algunos bien diversos al de Andebu", sostuvo.

El decreto
Canales. El texto dice que el gobierno reservará seis canales de televisión pública, siete para los servicios comerciales y otros siete para los productos comunitarios en Montevideo.

Interior. Serán tres señales para cada tipo de servicio en el resto de las localidades.

Avance. La digitalización supone la mutiplicación de las señales y la oferta disponible. Cada canal de formato digital contendrá hasta cuatro o seis señales diversas, según se utilice HD o no.

Plazo. El texto prevé que las adjudicaciones serán por un plazo de 15 años y podrán ser renovadas.

Cifra
0,05%
Cobro.