Plan piloto para "rescatar" a los jóvenes que no estudian ni trabajan.

LA REPUBLICA | POLITICA | 06/10/2011  | Pág. 6

GABINETE. MUJICA REUNIÓ AYER A MINISTROS PARA DEFINIR POLÍTICAS MÁS EFICACES

El Ejecutivo coordina los pasos finales de un programa piloto de inclusión y justicia social que apunta a integrar a los jóvenes que no estudian ni trabajan, y que se aplicará en las zonas más carenciadas de Uruguay.

El presidente José Mujica reunió ayer en Torre Ejecutiva a los ministros Ricardo Ehrlich (Educación), Eduardo Brenta (Trabajo), Daniel Olesker (Desarrollo) y Héctor Lescano (Turismo), y al director de formación del Ministerio de Defensa Nacional, Hernán Planchón y a los presidentes de UTU e INAU.

Uno de los objetivos de la reunión fue lograr la "mayor eficacia en la utilización de los recursos del Estado para lograr la inclusión de los jóvenes que no estudian ni trabajan", y que según datos presentados durante el seminario Diálogo Nacional por el Empleo son más de 84 mil en todo el país.

Durante el encuentro de ayer, el mandatario expresó su firme compromiso con la inclusión y la justicia social.

Mujica dijo anoche a LA REPÚBLICA que encomendó a los representantes de ministerios y organismos de la enseñanza la presentación de un plan o programa piloto que está referido a instrumentar una política "focalizada", dirigida a jóvenes que no estudian ni trabajan y que particularmente se encuentran en los sectores más carenciados de la sociedad.

"Todo ello estará basado en aprovechar la experiencia actual de UTU. Uno de los caminos es procesar un conjunto de cursillos cortos, a través de los que se procura la mejor capacitación para la inserción

laboral. Esto está dentro de una visión de equidad, pero no se pretende enfrentar del todo los problemas de la enseñanza sino que estos jóvenes, que identificará el Mides, tengan mejor aptitud laboral y puedan defenderse en la vida", indicó Mujica.

El mandatario agregó que para lograr tales objetivos "se coordinarán políticas y se evitará incursionar en zonas donde hay otros programas que ya están funcionando", a la vez que se procurará atender zonas del territorio donde "existen carencias".

"En primer lugar se realizará un conjunto de pruebas piloto para ir de menos a más, todo ello monitoreado por la experiencia y dirección de UTU. La primera etapa será en algunas zonas del interior del país y luego, de acuerdo a la experiencia que se recoja, se irá ampliando", aseguró Mujica.

El jefe de Estado remarcó como un hecho alentador que este año se inauguran 24 escuelas de tiempo completo, lo que supone cerca de 10 mil niños que se incorporarán a esta experiencia. A la vez, aseguró que en todo lo que resta del período de gobierno se instalarán entre 70 y 80 escuelas más.

Por otro lado, durante la reunión de ayer con los jerarcas encargados de llevar a la práctica la propuesta de inserción social de los jóvenes, el mandatario dijo que existe una gran reserva en la sociedad de personas voluntarias a quienes habrá que apelar.

Por su parte el ministro de Trabajo Eduardo Brenta se refirió a un programa que impulsará su cartera y que está referido a habilitar a que los jubilados de la industria puedan ejercer tareas de docencia, como ya se ha hecho con los jubilados de la construcción.

El ministro de Turismo, Héctor Lescano, apeló a la necesidad de profundizar las actividades deportivas en las plazas públicas del todo el país.

Desde el Ministerio de Defensa se planteó la posibilidad de ampliar los actuales cursos cortos, que están enfocados a los soldados, también a aquellos jóvenes que no estudian ni trabajan.

En tanto en el INAU ya se viene aplicando una serie de programas laborales y de ecuación.

Mujica ya había planteado en un Consejo de Ministros que se desarrolló el 5 de setiembre pasado su preocupación por un problema que a su juicio es "esencial", el referido a la educación de los jóvenes.

En aquella instancia dijo que le preocupaba la situación tanto de los jóvenes que abandonaron el sistema formal de enseñanza y a la vez tampoco tienen un empleo, como la instrucción de quienes viven en el interior de país y en los barrios marginales de la capital.